¿No sería mejor adoptar a un niño?

Quizá no haya deseo más noble y encomiable que el de adoptar a un niño ajeno y acogerlo como propio en el seno familiar. Cada año, en los diversos confines del mundo centenares de menores son ahijados. En Rusia este problema presenta aspectos contradictorios. Los niños susceptibles de ser adoptados, por regla general, arrastran una herencia desfavorable, se han criado en un ambiente moralmente insano, lo cual no puede menos de repercutir en su estado de salud física y, sobre todo, psicológica.

La adaptación a las condiciones nuevas, normales de vida puede durar en ocasiones muchos años, pero aun en niños que ya estén ambientados, adaptados a su nuevo hogar no se puede descartar la posibilidad de que sufran súbitamente una crisis psicológica de consecuencias imprevisibles.

Estos son factores que no deben pasar por alto quienes se decidan por la adopción. Si el cuidado de un niño con problemas de salud es siempre una cruz pesada de llevar para sus padres naturales, en el caso de un niño que haya sido ahijado se trata de una cruz ajena y, por tanto, más pesada aún. No todos los padres adoptivos logran aguantar este agobiante fardo.

La adopción. Consulta de un jurista.

Los trámites de adopción de un menor representan un proceso jurídico bastante complejo. De conformidad con el artículo 125 del Código de la Familia de la Federación de Rusia, la adopción se establece únicamente por resolución judicial mediante un procedimiento especial iniciado a petición de la persona (o las personas) que desean ahijarlo. El artículo 271 del Código Procesal Civil de la FR enumera los documentos que deben acompañar a la solicitud, la mayoría de los cuales conciernen directamente a la identidad, estado de salud y situación económica del o los adoptantes. En el marco de los preparativos para la audiencia, que suelen ser bastante prolongados, el juez estudia el expediente y puede reclamar que se presenten otros documentos, inclusive algunos que no estén mencionados en dicho artículo, a fin de determinar si son aplicables al caso las restricciones señaladas en el artículo 127 del Código Civil de la FR en cuanto a la identidad del adoptante y hasta qué punto la proyectada adopción corresponde a los intereses del niño. Si en estos preparativos no se revelan circunstancias que impidan la adopción, el juez convoca la audiencia en que se resolverá el asunto y a la cual deben asistir obligatoriamente un representante del órgano local de tutela y guarda y el fiscal. En caso de ser satisfecha por el tribunal la solicitud, los adoptantes deben realizar también los trámites de Registro Civil, en que de acuerdo con el artículo 44 de la Ley de Actas del Registro Civil se efectuará una nueva inscripción del acta de nacimiento del niño.

Antes muchas familias sin hijos o personas solteras recurrían a la adopción cuando perdían toda esperanza de tener hijos propios; pero la medicina moderna ha logrado avances espectaculares y brinda la posibilidad de superar hasta los casos más desesperados de esterilidad.

Cabe recomendar el recurso a la adopción en el caso de personas que por su edad avanzada u otra causa estén incapacitadas para generar material reproductivo apropiado y, por consiguiente, carecen de la posibilidad de tener un hijo biológico propio. Con todo, conviene tener en cuenta que las técnicas de reproducción asistida y la legislación vigente permiten actualmente tener un hijo sano y propio, aunque no sea con filiación biológica inmediata.

Usted tendrá derecho a elegir a la donante de oocitos y al del esperma según los parámetros que usted haya señalado, obtener información detallada sobre sus parientes hasta los abuelos maternos y paternos. De este modo, Usted podrá conocer la línea hereditaria de su futuro hijo hasta la cuarta generación.

En Rusia sólo hay una compañía, que ofrece este tipo de servicios.