Cómo encontrar a una madre sustituta

Para el éxito de cualquier programa de gestación subrogada es sumamente importante no equivocarse en la selección de una madre de alquiler. Precisamente de esta mujer depende en gran medida si el niño nace sano y, en general, si va a nacer o no. No es nada fácil seleccionar a una madre sustituta adecuada. Hay cuatro opciones principales para buscarla:

1. Búsqueda en el entorno cercano

La madre subrogada puede ser hallada entre las parientes, amigas o conocidas. No tenga miedo de compartir sus problemas con las personas más próximas a Usted, puede ser que ellas mismas se ofrezcan para ayudarle. Se han dado bastantes casos en que mujeres han gestado para sus allegados. Además, personas próximas suelen participar gratis en programas de reproducción y, si se les ofrece dinero, ello incluso puede ofenderlas. Entre los inconvenientes de esta opción cabe destacar la valoración inadecuada que dichas mujeres tienen de su misión, la que a veces se traduce en graves conflictos psicológicos. En ocasiones, la que ha gestado un niño para su amiga rompe con ésta sus amistades por “desprecio” (no la invitan a viajes turísticos, le hacen regalos insuficientemente caros, etc.) aunque ella “se ha sacrificado todo por su amiga”. El segundo inconveniente es que resulta muy difícil asumir por muchos años la responsabilidad por las posibles alteraciones de salud de una persona próxima. En tercer lugar, se han dado casos en que el hijo no ha sido entregado a sus padres genéticos.

2. Intermediarios

Es una opción cien veces peor que la anterior. La mala fe de diversos mediadores llegó a ser comidilla popular. Así, una dama ágil presentó a una joven “madre de alquiler”, una tras otra, a cuatro parejas y les sacaba dinero para exámenes médicos, el tratamiento, el alojamiento y la alimentación de su protegida en Moscú. A todas las cuatro les cobró un cuantioso anticipo y se esfumó en el espacio infinito ruso.

3. Internet

Es un método cómodo y moderno. “Alquilo mi vientre para que tengas tu bebé. Soy sana, cuidadosa y responsable, tengo dos hijos. Honorarios: 8.000 dólares. Estoy dispuesta a viajar a cualquier sitio”. En Internet abundan anuncios como éste. Aunque algunas parejas encuentran su felicidad de ese modo, hay muchas más personas que se han llevado una desilusión. Como regla general, la salud de las anunciantes deja mucho que desear. Son frecuentes los casos en los que  madres de alquiler encontradas en Internet padecen diversas infecciones que hacen problemática la gestación o no pueden tener hijos debido a las enfermedades sufridas. Además, últimamente se ha producido un brusco aumento de estafas en Internet ruso, especialmente en materia de vientres de alquiler. A menudo detrás de varios nombres femeninos diferentes se esconde un mismo intermediario fraudulento. A continuación Usted encontrará información sobre estafadores y estafadoras en el ámbito de gestación subrogada y los diversos métodos que utilizan para engañar a quines acuden a sus servicios. Los modelos de engaño más comunes son los siguientes:

“Pobrecita”. Vive en una provincia remota, la empresa donde trabaja no le paga el salario. No tiene dinero ni para comer, sin hablar de pruebas médicas. Pide adelantarle 10.000 rublos para el reconocimiento primario y el viaje. Si la pareja insiste en que el chequeo se realice en Moscú, se conforma con la cantidad necesaria para comprar el billete. Tras recibir el dinero desaparece, “se pone enferma” o “queda embarazada” de su marido.
“Viajera”. Viene con ganas a Moscú cada vez que la llamen, a menudo trae sus hijos. Vive en la capital a cuenta de la pareja comitente, a costa de los cónyuges pasa el chequeo médico. Luego se va por dos días a su aldea para  cuidar a su querida tía y no regresa más. Estando en Moscú, algunas mujeres solas incluso logran arreglar su vida sentimental.
“Enfermiza”. Asegura que goza de perfecta salud y quiere comprobarla en Moscú. En realidad, tiene conciencia de que su salud es precaria y se pone en contacto exclusivamente para someterse a exámenes médicos en una clínica prestigiosa y curar sus infecciones crónicas. Cuando está sana como una manzana, desaparece. Incluso se conoce un caso en que una enferma de leucemia que conocía su enfermedad pasó reiteradas exploraciones en clínicas moscovitas por cuenta de varias parejas.
“Espía”. Sonsaca la información sobre la pareja comitente, incluyendo sus datos personales, averigua sus planes para los próximos meses bajo el pretexto de coordinar el programa de gestación, se hace invitar a la casa, lleva a cabo un reconocimiento de la vivienda... Luego en el juego entran ladrones expertos.
Gorrona”. Le gusta vivir en Moscú a cargo de la pareja. Por lo tanto, no está interesada en que se consiga el embarazo y hace todo lo posible para evitarlo, por ejemplo, calienta sus pies al vapor. Los cónyuges le recompensan los intentos fallidos de embarazo y ella está muy contenta.
“Curada en salud”. En su afán de quedarse embarazada en el primer intento y cobrar los pagos que coinciden  con la consecución del embarazo, algunas madres de alquiler tienen el hábito de “curarse en salud”, asegurando las actuaciones de embriólogos con actos más placenteros de su marido o amante. No es sorprendente que algunas quedan embarazadas por vía natural. Así que antes de finiquitar con la madre subrogada, cúrense también en salud y verifiquen si es el hijo de Usted o un expósito.
“Simuladora”. Poco después de la transferencia embrionaria cuando ya está claro que no se ha conseguido el embarazo, se va urgentemente a su pueblo situado al quinto pino, donde la prueba del embarazo hecha por esculapios locales por un milagro da positivo. Sin embargo, es imposible que se desplace a Moscú, puesto que su médico tratante le recomienda hospitalizarse para no perder el embarazo. En cambio, envía a la pareja comitente papeles dudosos con sellos ilegibles y fotos en las que aparece con el vientre redondeado. Si la pareja le paga bien y a tiempo, los documentos enviados pueden ser auténticos. Cuando los padres biológicos deseen visitar a la gestante, el embarazo se interrumpirá de golpe y porrazo. Lo peor es que esta gestación simulada puede plasmarse en un hijo real. Se trata de la situación cuando mediante un soborno la simuladora obtiene en la Maternidad local un bebé rechazado por su madre alcohólica para entregarlo luego a la pareja como el fruto de su gestación.
“Miss Modestia”. Le deja la impresión de una beata, sus pretensiones económicas no van más allá de unos 5 mil dólares. Le mira la boca y cumple todo lo que Usted quiera hasta que se consiga el embarazo. Poco después sus circunstancias familiares cambian bruscamente: alguien se ha muerto o se casa, a su hermano le han nacido trillizos, se ha quemado su hogar, etc. Como es natural, pide aumentar la retribución conformándose con un piso modesto en las afueras de Moscú. Si sus demandas acrecentadas no son acogidas por Usted, da un suspiro y dice que se verá obligada a abortar y comenzar otro programa reproductivo con una persona más generosa. Amenazando con interrumpir el embarazo, o sea, matar al futuro hijo, ella puede manejarle como un títere y Usted sólo lo entenderá cuando sea demasiado tarde.
“Cazadora de alimentos”. Nacido el niño, cambia bruscamente su opinión sobre los padres biológicos y se niega a entregarles el menor, porque nadie le va cuidar tanto como la que le gestado durante nueve largos meses. Luego, asistida por abogados, presenta una demanda para determinar la paternidad –¡Un niño debe tener un padre!– y, acto seguido, reclama alimentos. Por supuesto, los alimentos no son el objetivo final. De acuerdo con la ley, un hijo es el heredero de primer grado y si muere el padre biológico, le heredará todo. Mientras que la ex madre subrogada, en este caso simplemente “madre”, será la representante legal del menor y a la vez su heredera.
La lista negra de estafadoras en materia de gestación subrogada está disponible en la página homónima de este sitio. Sólo hemos descrito algunos de los esquemas fraudulentos. Recurriendo a un bufete especializado, Usted podrá evitar todas estas desgracias.

4. Bufete de abogados especializado

Es inútil hablar de las ventajas que ofrece esta opción, ellas son evidentes. ¿Qué puede ser mejor que firmar un contrato y aproximadamente dentro de un año recoger a su hijo sano en una Maternidad? El único inconveniente es el costo relativamente alto de los programas ofrecidos. Por otro lado, piense cuánto se puede perder ocupándose de todo el proceso personalmente...

Antes que nada, estudie lo que ya está incluido en el precio, cuáles son las condiciones de pago y las garantías que le pueden dar. Lea detenidamente el contrato, no estaría de más que lo muestre a abogados para que realicen una peritación legal. Conozca cuántos años lleva trabajando el bufete en este ámbito. Visite su oficina, mire cómo esta equipada, preste atención a cómo le atienden, observe si hay muchas llamadas. Piense sobre lo real de las promesas que le dan. Si le garantizan el éxito en el primer intento, se niegan a trabajar con la clínica elegida por Usted, tratan de imponerle algunas condiciones y no le proponen una prueba para determinar la filiación del niño gestado por la madre de alquiler, ello da que pensar. Como Usted confía a esa gente no sólo su dinero sino también la vida de su futuro hijo, no tenga escrúpulos en hacerles cualquier pregunta que tenga. Si le surge la más mínima duda, no se arriesgue para no perderlo todo.